GEOGRAFÍAS HUMANAS

SOCIEDAD, POLÍTICA, COMUNICACIÓN...

lunes, 19 de marzo de 2012

La Reforma Laboral: un ajuste...de cuentas

¿A alguien le ha sorprendido que el gobierno de la nación haya decretado la Reforma del mercado laboral en los términos en los que lo ha hecho? 

Si tomamos el año 1977 como el que inició nuestra andadura democrática (se celebraron las primeras elecciones generales después de la dictadura de Franco) y analizamos el comportamiento político y la gestión realizada por los distintos gobiernos desde ese año hasta ahora mismo podremos aseverar que efectivmamente lo (único) que ha hecho el gobierno del Partido Popular con esta Reforma es, ni mas ni menos, aplicar la exigencia ideologica de la derecha española..

Las elecciones generales del 77 y del 79 consagraron la victoria del centro derecha en España, la personalidad de Suarez fundamentalmente y porqué no decirlo, su capacidad desde su nombramiento como Presidente del Gobierno para desmontar el régimen que había salido de la infausta guerra civil. Hasta ese momento Suarez era juntamente con el Rey, la personalidad más rutilante de la llamada transición, todo eso le valió dos victorias electorales con la coalición de partidos y sensibilidades que suponía UCD. 

¿Hizo UCD políticas genuinas de la derecha en materia laboral? Rotundamente no. La urgencia de este país y logicamente de su gobierno era la construcción de un estado democrático, la elaboración de una constitución que integrara a la mayor cantidad posible de ciudadanos, luchar contra una crisis económica (durísima crisis donde la inflación estaba disparada y el desempleo se combinaba con una baja tasa de ocupación), en definitiva demasiada tarea como para enfocar la acción política en la aspiración de la derecha. No en vano, la misma derecha fué el peor enemigo de esos gobiernos, no perdonaban que precisamente fueran "los propios" los que más allá de hacer políticas genuinas de la derecha, se dedicaban a hacer una constitución que universalizaba derechos como el de huelga, el de participación política, legalizaba partidos (mítica semana santa del 77 con la legalización del PCE) y con el consenso de la mayor parte del país (Gobierno, partidos, sindicatos, empresarios...) se aprueba la llamada constitución de los trabajadores: El Estatuto de los Trabajadores, la norma fundamental que desde un punto de vista objetivo ha sido fundamental para el desarrollo social, económico y político de España, la norma que buscó y consiguió que las relaciones laborales fueran equilibradas entre trabajadores y empresarios con la idea de que ningun colectivo tuviera prevalencia sobre el otro. Fué la norma que armó, sin duda, una de los contenidos más importantes de nuestra democracia.